Qué se debe tener en cuenta en los procesos de recepción de mercancía

Antes de repasar todo lo que es necesario tener en cuenta en la recepción de mercancía, vamos a hacer un repaso de que aspectos integra este proceso.

La recepción de mercancía es un proceso que implica la realización de distintas tareas que van desde la planificación y la disposición de información de la expedición, la gestión de muelles de carga y la descarga del material,  hasta el control de calidad de la mercancía para su posterior identificación y emplazamiento en el almacén o área que esté determinada para ello en la empresa.

En el proceso de recepción de mercancía es en el momento que la empresa recibe las expediciones necesarias para su correcto funcionamiento, como por ejemplo, el material de envío por parte de los proveedores. De que dicho proceso sea ágil depende, en muchas ocasiones, el correcto funcionamiento de la empresa incluyendo los procesos productivos.

Una vez aclarados los conceptos, podemos repasar que es lo que debemos tener en cuenta sobre todo lo que sucede en los muelles de una empresa, y poner en valor la importancia de tener el control sobre ello.

Toda expedición dispone de una información relevante que es necesaria que la empresa disponga y controle en todo momento para poder realizar una gestión óptima a su recepción:

  • Previsión de recepción: es importante poder prever con antelación cuando se va a producir la recepción de la mercancía por varios motivos. Disponer de calendarios de reserva por parte de los transportistas, y del tiempo que va a ser necesario para el proceso de carga y descarga, permite optimizar los recursos de la empresa, tanto personales como de material disponible en almacén. Además puede ofrecer información a otros departamentos, como el de producción, que pueden saber cuándo van a recibir una determinada mercancía.
  • Recopilación de información de la expedición: para poder disponer de todos los datos necesarios es importante poderlos registrar. Algunos de esos datos son, el nº de expedición, la empresa de transportes que realiza la entrega, el tipo de contenido que se recepciona, la cantidad de bultos y el estado de la mercancía, entre otros.
  • Control de calidad: para el control de la expedición también debemos obtener datos que serán KPI a tener en cuenta para su posterior análisis. El control de calidad de la expedición puede ser variable y personalizado para cada empresa, dependiendo de los estándares que tenga. Puede integrar aspectos sobre el momento de la recepción, que integren la puntualidad y el cumplimiento de las franjas horarias reservadas para la descarga, así como el estado de todo lo recepcionado.
Ir arriba